domingo, 19 de abril de 2009









Quiero encontrar el eco de mis palabras;

Entender a ciencia cierta que es lo que digo,

Medir si me prédica es blanca como un cisne
O negra como un aguila;


No es el eco de mis palabras las que quiero,

Son las palabras las que deseo,

Para saber si he respondido con acierto,

Al aguijoneo de tanta pregunta ahora resuelta,





O quizas

No no es nada de eso lo que quiero.

Solo quiero saber ;

Si he respondido con nobleza,

A ese pedazo de humano;

Que fue puesto en mi corazón,

En mi cabeza.





No quiero responder al murmullo de los vientos;

Ni replicar a las lagrimas del cielo,

No quiero ser cuerdo como en los cuentos

Ni saber las respuestas escritas en hielo;


En realidad

Solo quiero explicarme porque lloro con palabras

Mi desilución por no entenderme a plenitud;

Y es que no quiero dejar constancia jurada

De mi desánimo por la maquina de la vida





Quiero desentrañar mi verdadera naturaleza,

Y no pintar ni enseñar escenarios imposibles,

Quiero encontrar la coherencia de mis contradicciones

Para gritar contento mis mas intimos secretos.




Pero ayer fui bueno con el hermano lobo

Hoy fui malo con el mismo hermano.




No se a que respondo

No se si la bondad y la maldad anidan conmigo

No se si ellas me hacen;

No se si yo las hago

Solo se que como guerrero trocado en marino;

Navego solo por el cauce de este rio caudaloso.

No tengo lugar de destino


Solo espero.





Y esta espera me mata.