jueves, 4 de junio de 2009

El 1 de junio Funes asumió la presidencia.

Su discurso fue interesante, muy interesante; los autodenominados analistas politicos, le quieren endilgar tambien como Discurso de "Ruptura" o de "Resentimiento".

Nada más alejado de la Realidad. Fue un discurso donde se dijo lo que se tenía que decir en un contexto de democracia burguesa; fue valiente. Incluso sorprendió a izquierdistas que pensaban que Funes es demasiado moderado.

En realidad fue un discurso de que se rasque a quien le pique. Solo en Arena salieron Ronchas, los demás , expresan por lo menos conformidad.

Si hay algunas cosas muy curiosas. Pero el morbo con el que son tratadas la sacan de su justa dimensión, en conscecuencia no se pueden comentar con frialdad.

Ahora Funes debe exigir a su gabinete; que es su gabinete de gobierno, debe exigirle para cumplir pues esa frase de que "No tenemos derecho a equivocarnos" es de antología.

Esas medidas que anuncio de alivio a sectores vulnerables, no son dificiles de cumplir si se deja de hacer esos gastos injustificables que se han hecho para mantener la clase funcionarial. Parece que de verdad a vuelto los ojos a la gente olvidada. Enhorabuena.

Para lo que en ese contexto de democracia burguesa no han queddao satisfechos, deben tener paciencia; porque el camino solo ha comenzado.