domingo, 21 de junio de 2009









Laura López.


Testimonio de entega por los demás. Pudo haber dejado a aquella gente que se escondía en las estribaciones del cerro de Guazapa; pero decidió acompañarlos, dandoles el sustento espiritual que hacía que aquellas personas que guindiaban, tuvieran fé, de que un día las cosas cambiarían .


Las cosas aún no cambian, y el horizonte parece dificil, pero su sangre regó esa esperanza.




Hijas de Laura López; luego de que fuera asesinada. De eso quieren que nos olvidemos. No hay Justicia ni reconciliación sin verdad.