jueves, 25 de septiembre de 2008

DEPENDE. FRANCISCO QUIMERA

Hay diversas formas de ver los acontecimientos políticos, económicos y sociales que afectan a los países latinoamericanos, por una parte la historia nos indica que a través de los tiempos, desde la era de los imperios (romanos, españoles, ingleses, etc…) hasta la actualidad, siempre han tenido épocas de gran esplendor, de conflictos, hasta su declive total, en la actualidad podemos decir que todas las grandes propuestas económicas planteadas desde el siglo XIX, sean estas capitalistas o comunistas, conllevan a repercusiones en los pueblos pobres como los existentes en América latina.

Actualmente los políticos polarizan las visiones en derecha o izquierda, democráticos y comunistas como plantean los actuales candidatos a la presidencia Avila y Funes respectivamente, y no solo en El Salvador, inclusive en Estados Unidos el candidato a la presidencia por los republicanos McCain recrimina la actitud de su contrincante Obama al referirse sobre su interés por platicar con lideres políticos de extrema izquierda como Chávez o Zapatero.

Cualquier sistema sea Capitalista o Socialista no esta exento de periodos de amplia bonanza como de drásticos declives y un ejemplo de esto son las grandes depresiones que se muestran en el siglo pasado y principalmente la de 1929 denominada la Gran Depresión de los Estados Unidos de Norteamérica, y una un poco mas reciente en el año de 1987, sin duda el siglo XXI inicia con otra nueva gran depresión que inicia en el año 2005 y continua actualmente en el año 2008, al observar que las grandes empresas como la GMC (General Motor Company), se declaran en quiebra, así como también la del cuarto mayor banco de inversiones Lehman y Merrill, otra crisis además se cierne sobre las finanzas de Estados Unidos cuando la gigante aseguradora American International Group (AIG) buscó una línea de crédito por 40 mil millones de dólares de la Reserva Federal.

De igual forma el socialismo a sufrido diversas crisis, productos de la evolución del sistema como tal, desde la cohesión de la Unión de Republicas Federales Rusas o Unión Soviética, hasta la separación de varias de sus federaciones (Yugoslavia y Checoslovaquia) convirtiéndose de un socialismo radical a un socialismo demócrata, y prueba de esto son las inversiones que países capitalistas hacen en países que predican el socialismo puro como tal. (Hoteles Marriott en cuba, o McDonald’s en china popular comunista).

Lo anterior es una crítica a ambos sistemas económicos y políticos e independientemente del sistema que se implemente en los países pobres o sub-desarrollados o de renta media, siempre se ven afectados.

Los analistas económicos son bastante escépticos al valorar las reales repercusiones que puede tener la actual crisis financiera en Estados Unidos, podemos valorar que las repercusiones son a corto y largo plazo e impactaran en gran medida a los países que dependen de las remesas familiares.

Y es muy fácil de plantear, si las empresas se encuentran en bancarrota y la taza de desempleo aumenta en Estados Unidos, significa que muchos norteamericanos quedaran sin empleo, así como también el acceso a trabajos para los emigrantes salvadoreños se vera reducido, por no decir que será casi nulo, eso sin contar, que con la actual política migratoria impulsada en algunos estados de la unión americana, que exige a las empresas a denunciar a trabajadores que no poseen documentos legales, por lo tanto y en la misma lógica, implicaría que el envió de remesas a los países latinoamericanos, y en especial a El Salvador se verían drásticamente afectados, teniendo en cuenta que para el año 2007 fueron de US$3,695.3 millones, el equivalen al 18.1% del Producto Interno Bruto del país, según el Banco Central de Reserva.

Si para nuestro país como para muchos otros países latinoamericanos, las remesas familiares provenientes de estados unidos son pilares de la economía actual, imaginemos que estas se reducen, el consumo nacional de productos se reduciría, las empresas nacionales, tendrían problemas para poder vender sus productos e implicaría la reducción de empleos, incrementando en ese sentido, la delincuencia, los homicidios y todos los problemas que la violencia incluye, esto solo para ser muy dramáticos (pero no fuera de la realidad), todo esto se realizaría en un mediano plazo, y asumiendo que la crisis económica que afecta al mayor consumidor del mundo no se extienda a mas de un año, eso sin tomar en cuenta los problemas económicos que dichos países tendrían y que en este momento están puestos sobre la mesa nacional en especial sobre el tema de la deuda externa.

Soluciones, posiblemente se encuentren algunas como el incremento de los tributos por parte del estado, ampliar la recaudación de los impuestos, la implementación de políticas de reactivación de la agroindustria y apoyo a las empresas exportadoras, una real política de austeridad del estado, combate a la delincuencia, disminución progresiva de las ayudas estatales en pro de las empresas (subsidios, drawback, excepciones a los impuestos, entre otros), son algunas opciones entre muchas que se pueden mencionar, para evitar un colapso en la economía nacional.