lunes, 8 de diciembre de 2008

Sobre el mes de Diciembre

Existen tantos temores hoy en día que nos agobian de tal forma que no le encontramos salida a ninguno de nuestros problemas, sin embargo solo la fe, logra superar todos estos temores y colocarnos en el lugar justo y adecuado que nos corresponde.

Estamos por finalizar el año 2008, e iniciar el 2009 con preocupaciones: políticas, económicas y sociales a la vuelta de la esquina, políticas por los cambios de gobierno, elecciones de diputados alcaldes y presidente, que se iniciaran con la elección de diputados y alcaldes este próximo 18 de enero, y luego en marzo las presidenciales, económicas por la crisis mundial, que afecta a todos los países del mundo en especial por la recesión económica que se suscita en la mayor potencia mundial, los Estados Unidos de Norteamérica, lo que con lleva a un mayor desempleo, cierre de fabricas y con todos los efectos sociales que estas condiciones, crean, en especial en los países subdesarrollados como el nuestro.

No es de crear un Apocalipsis, ni un lúgubre año 2009 venidero, sin embargo, es en estos momentos que más debemos pensar como nación, no como individuos capitalistas, cuya función principal es la de adquirir dinero, bienes a costa de las necesidades imperantes, la ambición desmedida, de un pequeño grupo de individuos a sido la causa principal de lo que ha ocurrido con la banca internacional, que ahora afecta a todos los países del mundo, desde tiempos memorables, la búsqueda del poder y del dinero a cualquier costo a sido la causa de guerras fraticidas en los países latinoamericanos y guerras entre países expansionistas, ambiciosos de poder mundial, ideologías que van en contra de lo promulgado por algunas religiones en las que el valor de la persona humana esta sobre cualquier cosa u objeto.

Es importante destacar como todos los individuos, buscamos nuestra realización personal a cualquier costo, y anteponemos nuestro propio individualismo, nuestro egoísmo innato para lograr nuestras metas, a pesar de esto, existen individuos que creen en la bondad de los hombres, y que pueden apelar a esta, para crear conciencia de que como individuos, necesitamos siempre de otros individuos, para lograr los objetivos propuestos.

Pero si esa visión de cooperación, ayuda, agradecimiento y fe en los individuos se pierde, se crean sociedades plagadas de miseria y pobreza, ese tipo de sociedades son las que se viven actualmente en los países latinoamericanos, incluyendo el nuestro, por lo que se debe tomar conciencia, primero como individuos, que no estamos aislados del mundo, ni que nuestros hermanos (no de sangre), son gente que necesitan de nosotros, por lo que iniciando desde el zapatero, el obrero, el dueño de la tienda, el del taller mecánico, el pequeño y mediano empresario, hasta el gran empresario y los grandes conglomerados debemos crear: primero, conciencia de que debemos respetar a las personas, no por ser nuestros empleados, sino por ser personas, individuos que merecen respeto, de igual forma todos, sin distinciones de clases sociales, segundo, entender que el salario justo y equitativo es el principal factor de desarrollo de las empresas y del individuo como tal, obteniendo un mayor desarrollo de nación, tercero, inculcar en los empleados políticas de agradecimiento, no crear en los empleados agradecimientos por una mejor remuneración, o por ascensos, que si benefician a la empresa, también crean individuos competitivos que no les importa pasar sobre los demás a cualquier costo con tal de lograr “algo”, sino que agradecimientos por el trabajo bien realizado, felicitaciones por parte de los supervisores o gerentes, creación o envío a capacitaciones, que desarrollen a los individuos en cualquier área de su interés, y crear mano de obra capacitada, que beneficie al individuo principalmente y en su defecto a la empresa en general, cuarto, lograr que el empresario, busque el desarrollo de la comunidad o barrio en la que se encuentre, ayuda desinteresada, creando escuelas o ayudando con útiles, víveres u otras formas para que con esto, evitar las típicas extorsiones que tanto flagelo y daño están causando a las empresas, ya que al apoyar en sus actividades a los barrios o comunidades, ayudan a mejorar el desarrollo local, quinto, los empresarios deben evitar la cultura del no pago al estado o la típica evasión o elusión fiscal, recordemos que el estado es el garante de velar por todos(as) los ciudadanos, pero si las arcas del estado no poseen los ingresos tributarios necesarios para desarrollarlos, no será posible realizar nuevos programas sociales o mantener los vigentes.

En este diciembre, época de navidad y año nuevo, debemos siempre mantener nuestra fe, creer, primero en Dios, que nos ayudara a llevar todas nuestras dificultades, que el próximo año será mejor, aquel que perdió su trabajo, es una excelente oportunidad para iniciar su propio negocio o en su defecto para buscar uno nuevo y confiar en Dios que lo obtendrá, solo confiando en él y teniendo fe es que se puede a mejorar nuestra nación, además es tiempo de reflexionar sobre todo lo bueno y lo malo que nos a ocurrido en este año, agradecer por todo lo bueno y lo malo, y creer en que algo mejor esta por venir, nunca pensar en negativo, siempre en positivo para que así podemos mejorar nuestro país, ayudemos con lo poco que poseamos a los mas necesitados, es una excelente oportunidad para demostrar , como salvadoreños, todo lo que podemos hacer aun en las adversidades.
Para finalizar, Feliz inicio de diciembre y que Dios nos bendiga a todos