viernes, 16 de enero de 2009

MISAEL

Misael se llamaba el compa, cayó allá en el puerto de la libertad, en incursión que hicimos a la base del ejercito en aquel lugar.

Murió en combate a la edad de veinte años de edad, ocho de los cuales los vivió de cabo a rabo, sin permisos ni licencias en las fuerzas guerrilleras. Al principio por ser un cipote, un niño de corta edad era utilizado como correo, después llegó a convertirse en experimentado combatiente. Casi indispensable.

Una noche, al ir en macha, iba Misael delante de la escuadra guerrillera, husmeando el camino, asegurando el desplazamiento, y sirviéndonos de guía. Como mil veces mas antes y depsues , sucedió que Misael se topo con la columna de soldados que marchaba también en un patrullaje nocturno.

Cara acara Misael con el soldado, trataba cada uno de identificar si el que tenía enfrente era amigo o enemigo.

El soldado fusil en ráfaga, le gritó a Misael: ¿Quién sos vos? Misael, con tantos años en la guerra, le distinguió perfectamente y no le dijo aquella respuesta que los combatientes mas de alguna vez usamos ¿y vos quien sos? Misael, sin pensarlo dos veces le grito , ¡¡¡tu muerte¡¡¡ mientras lo rafagueba y se tiraba a un lado de aquella a vereda. El grito, las balas, los quejidos, el desparpajo, contaminó aquella apacible noche, que desprevenida gozaba su tiempo, olvidándose que había guerra, cobijada en su seno.

Esa noche al llegar a nuestro campamento no pude dormir. Guerra cruel.