miércoles, 21 de enero de 2009

“Que ni ARENA celebre ni el frente se preocupe”

“Que ni ARENA celebre, ni el frente se preocupe”

Estratégica y tácticamente el partido ARENA se escapa de estar a estas alturas en una derrota municipal y legislativa. Le apostaron ganar la capital y lo lograron. No hay pruebas para establecer la táctica que utilizaron para ganar la capital, pero con seguridad fue determínate el “voto extranjero” (fuera de la capital)
Como lo dije anteriormente ARENA estaba moribunda y a expensas de que un buen samaritano le diera un sorbo de agua para seguir en el desértico camino de la competencia electoral.

Después de la celebración del triunfo en la capital ARENA despertará y se dará cuenta que realmente se ha salvado de una derrota contúndete. El FMLN sigue gobernando el Departamento de San Salvador en las mismas ciudades y con otras que ha ganado.
ARENA queda en medio de un bastión rojo. Que “ni ARENA celebre ni el frente se preocupe”.

La respuesta a muchas preguntas que han surgido luego de las elecciones municipales y legislativas no las encontramos concentrando la atención en la alcaldía de San Salvador.

La encontramos al dar un vistazo al comportamiento de las elecciones en todo el país.
La atención hay que ponerla en el mensaje que ha dado el electorado y aquí esta la clave. Sin temor a equivocarnos el electorado está poniendo mucha atención para tomar las decisiones en al menos cinco indicadores: uno, abolición del continuismo; renovación de los liderazgos; interés por las propuestas; castigo a las malas gestiones; y distribución del poder.

Todos estos elementos los encontramos interconectados, por ejemplo como explicar que el Fmln pierde San Salvador y ARENA la gana; como entender que el PDC pierde Santa Ana y el Frente la gana; como entender que el FDR pierde Nejapa y la gana ARENA; como entender que el PCN pierde la Unión y el frente la gana, como entender que ARENA pierde Usulután, y Zacatecoluca, y las gana el frente; y finalmente para ya no seguir enumerando, cómo entender que ARENA pierde Izalco y el frente la gana.

Sin duda, que en la mayoría de estos casos, encontramos continuismo de los alcaldes, mala gestión y agotamiento de su liderazgo. Seguramente encontraremos en los alcaldes nuevas ideas o propuestas, y nuevos estilos de liderazgos.
Viéndolo desde ese punto de vista, el voto del ciudadano no está ideologizado, no está lleno de miedo y mucho menos no está presionado o coaccionado.

Los casos emblemáticos de Nejapa y Santa Ana, donde ambos alcaldes habían sido iconos de liderazgo, pasan a la historia con una derrota electoral. En los casos de San Salvador, Zacatecoluca, ya se percibía una especie de incapacidad, falta de cumplimiento de promesas y un liderazgo pobre de sus alcaldes.

Pero también encontramos una ruptura al concepto utilizado por los partidos políticos de “bastión”, por ejemplo en San Salvador, se había convertido un bastión del FMLN, Izalco se había convertido en un bastión de ARENA, y la Unión se había convertido en un bastión del PCN.

Quedan para la historia los bastiones emblemáticos de San Miguel, Santa Tecla y Antiguo Cuscatlán. Los tres ejemplos son de partidos diferentes. En este punto ponga mucha atención, encontramos continuismo, satisfacción de necesidades de la población, liderazgos fortalecidos, propuesta aceptadas por la población e incentivo a la buena gestión.

Lejos de las pasiones y con lo dicho hasta ahora puedo concluir que los votantes están privilegiando el continuismo en las gestiones donde ha habido un trabajo aceptable, donde hay un liderazgo fortalecido, donde se han visto las obras a favor de las personas y donde hay nuevas y buenas propuestas. Pero castigan el continuismo cuando se trata de malas gestiones y agotamiento de los liderazgos sea de los partidos que sean.

Esta castigando el continuismo cuando se han agotado las buenas gestiones y los liderazgos, y cuando se deja de ser propositivo.

Aunque, los resultados oficiales no han sido presentados, la tendencia es que el fmln ha tenido un crecimiento en votos, en diputados y en alcaldías. Eso significa que la marca FMLN ha prevalecido sobre la de ARENA.

Los partido ARENA y FMLN van ha juagar con el triunfo de la capital. El primero lo dimensionará y el segundo lo relativizará. En el caso de las los triunfos a nivel nacional, igual. Ambos lo dimensionaran. Lo cierto, es que, ambos partidos esconderán las derrotas en los municipios y expondrán las victorias.

Las victorias pasaran como leña al campo de la campaña presidencial y las derrotas como agua helada que cae sobre sus hombros para que despierten, pero no hay que perder de vista que los votantes tienen puesta la mirada para la elecciones presidenciales en la abolición del continuismo; renovación de los liderazgos; castigo a las malas gestiones; interés por las propuestas; y distribución del poder.

Por lo tanto, el que represente un cambio, una renovación, una innovación, un nuevo estilo de hacer política; el que represente un liderazgo consolidado, capaz, y que llene las expectativas de la gente, se irá posesionando del nuevo ambiente electoral.

La mala gestión está siendo castigada, por lo tanto será un punto de honor de defensa y ataque en lo que falta de las elecciones, pero se tratará de esconder y de exponer, pero al final prevalecerá el que logre convencer que tiene capacidad de reorientar o de implantar una buena gestión.

La distribución del poder, es un factor que la gente ha comenzado a implantar. Las municipalidades han quedado distribuidas en los dos partidos mayoritarios, y en los de menor peso. Pero al FMLN le han dado poder en 40 municipios más de los que tenía.

El poder legislativo no queda en ninguno de los partidos, más bien es necesario que entre ellos haya entendimientos para impulsar las políticas que quieran.
Como he dicho “ni ARENA celebre ni el frente se preocupe”. ARENA ya ha gobernado la capital, el FMLN jamás en su historia política había llegado a tener tantos diputados, ni tantas alcaldías como ahora los tiene, nunca había recibido una votación tan favorable como ahora lo tiene, nunca había tenido un candidato tan prestigioso como ahora lo tiene. Mientras que ARENA Nunca había perdido tantas alcaldías como lo ha hecho en estas elecciones. El frente que despierte de la pesadía de haber perdido la capital y arena que deje de celebrar, y se de cuenta que le han erosionado a nivel nacional su terreno, que será fundamental para la campaña electoral, donde se concentra el voto humilde que apoya al partido ARENA.
Estratégicamente, el frente se ha posicionado de la zona central gobernando los principales municipios, se ha posesionado en la zona occidental con el gane de alcaldía de Santa Ana, ha consolidado terrenos estratégicos en la Zona Paracentral y Oriental.

Norman Quijano y Rodrigo Ávila, no deben de perder de vista que el liderazgo no se transmite, el liderazgo se posee. Van a intentar levantarle el perfil a Rodrigo Ávila, que durante casi un año no ha levantado cabeza. Mauricio Funes, que tiene un prestigio superior a cualquier candidato que haya habido en esta elección, intentó levantarle el perfil a una cándida que durante tres años no había hecho una buena gestión; ni tampoco era atractiva para la población. Rodrigo Avila tiene, el peso de uno gestión policial que no le ha servido para levantar cabeza, tiene casi un año de estar en una millonaria campaña electoral, en las encuestas en vez de subir viene bajando, no espere que un candidato electo de una alcaldía le levante el perfil.

ARENA transmite alegría a sus militantes en la capital, pero no cura el dolor que sufren sus militantes en las cabeceras y municipios donde perdieron en el interior del país. El fmln sufre en su estado de animo en la capital, pero no percibe la alegría que viven sus militantes en más de cuarenta municipios donde se agenció el triunfo.
Cuando hayan pasado unas semanas, ARENA se dará cuenta que sólo es una isla en el mapa de San Salvador y el FMLN se dará cuenta que es un océano rojo capaz de inundar esa isla.