martes, 13 de enero de 2009

SOBRE EL FRAUDE ELECTORAL


El contexto histórico del fraude o el fraude en el contexto histórico, es lo que mueve a dudas sobre la transparencia de la campaña electoral.

Hay sectores políticos y de la población, que muestran inquietudes por las probabilidades de que exista un fraude electoral . Recientemente Dagoberto Gutierrez de la Tendencia Revolucionaria lo planteó muy bien. Es que el asunto no se trata solo de las dudas por el procedimiento electoral, se trata además de ello, de la duda razonable debido a nuestra historia de fraudes electorales.
Para nadie es un secreto que nuestra historia patria está señalada por los escandalosos fraudes electorales, los más frescos y recientes son los que el PCN le hizo a la UNO. Y las personas que hicieron o participaron aún están vivitos y coliando, y no sabemos que niveles de influencia conservan.

Recordemos como le arrebataron la presidencia al Coronel Claramount, A este hombre; militar honesto, después de hecho el fraude y viendo que el pueblo estaba por reventar junto al coronel intentaron sobornarlo, ofreciéndole un cheque en blanco de “ seis cifras” para que se hiciera sin problemas a un lado. La propuesta cuenta la historia no oficial, se la hizo un perverso coronel a Doña Celeste, digna esposa del coronel Claramount, La propuesta no se la hicieron directo al coronel Claramout, pues sabían de antemano que esa propuesta lo ofendería y quisieron explotar la angustia de la esposa del coronel y ella como gran mujer detrás de un gran hombre, rechazó el ofrecimiento. Después de eso la historia es conocida; el coronel Claramount debió exiliarse y surgieron las ligas populares 28 de febrero.

Hubo aquella vez fraude electoral, porque el pueblo harto del PCN daba su voto eligiendo a una formula democrática, novedosa y honorable , y los militares no estaban dispuestos a dejar los hilos del poder

Ahora estamos ante un escenario casi similar. La izquierda parece capaz de triunfar en las próximas elecciones, y la derecha no tiene ninguna garantía que seguirá haciendo de las suyas con un gobierno de izquierda. La llave de la caja de pisto del Estado y las posibilidades de impunidad parecen hacerse aguas. Y eso es suficiente para que estén tentados a revisar la historia y acordarse de que puede de alguna manera hacerse el fraude electoral.

Así es que, cada quien a lo suyo. Sería lamentable otro aborto político. No debe permitirse el fraude lectoral ni en el procedimiento ni en el proceso. Los detentadores del poder no tienen cultura democrática y son buenos hijos de aquellos tiempo de las manitas. Seguro que si pueden la hacen.