martes, 6 de enero de 2009

SOBRE LA ACTITUD

Enero debe de ser un mes de reflexión y positivismo, un mes en el que estamos a las puertas de las próximas elecciones de alcaldes y diputados, un mes de inicio de clases en las escuelas y los colegios, un mes de inicio de trabajo con nuevas energías, dadas por las vacaciones de año nuevo, y un mes de dar gracias a Dios por el nuevo año a iniciar.

Los acontecimientos públicos, económicos y políticos generados en nuestro país, deben dar una nueva visión a los salvadoreños de perseverancia y lucha, ver con positivismo este nuevo año, así como pensar que nuestras angustias y sufrimientos pueden ser tomados como oportunidades de mejora o para obtener formas creativas de poder alcanzar objetivos propuestos, es siempre encontrarse motivados ante las adversidades.

Al finalizar el año 2008, muchos analistas visualizan la situación actual del país y del mundo como preocupante, dadas las condiciones mundiales que se suscitaron el año anterior: Crisis económicas mundiales en potencias como Estados Unidos, Crisis alimentaría en el mundo, Aumento desmedido del precio del petróleo, Aumento de la tasa de desempleo a nivel mundial, Guerras…. etc… y nuestro país no a sido la excepción: Incremento en los precios de la Canasta Básica, Aumento en los índices de violencia, Cierre de Fabricas, Aumento del desempleo, y para rematar, elecciones de diputados, alcaldes y presidente.

Una mezcla bastante mezquina si nos ponemos a observar las cosas desde este ángulo, sin embargo, muchas micro-pequeñas y medianas empresas, lo observan desde otro ángulo, como una oportunidad, algunas se encuentran en un periodo de expansión, muchas veces con visiones positivas del futuro, ya que pueden adquirir contratos que antes no podían, por los altos precios de los productos, y ahora, pueden canjearlos por productos similares a un costo menor.

La visión empresarial siempre es con miras a mejorar sus productos y servicios, muchos están aplicando actualmente la asociatividad o encadenamiento productivo como mecanismo de supervivencia, para poder acceder a nuevos mercados internacionales, y le apuestan (aun con las recesiones) a los mercados internacionales (USA, Unión Europea, Sur-America, etc…) como oportunidades de ventas de su producto, inclusive aspiran a mejorar su venta en el mercado local y centroamericano.

La Visión de los empresarios debe ser la visión que todos(as) los salvadoreños debemos poseer, no con el fin de adquirir bienes (casa lujosa, carro nuevo, etc…), sino de ver el futuro con optimismo, pensar que si hemos podido salir adelante después de una guerra fraticida o la también llamada década perdida, debemos observar como a cambiado notablemente nuestro país, después de los acuerdos de paz, firmados en México en 1992, con esto, 16 años después podemos percibir centros comerciales de lujo, carreteras en buen estado, centros turísticos, etc…, todo esto gracias a la visión y coraje de todos(as) los salvadoreños que amamos a nuestro pulgarcito de América.

Lo anterior, nos debe motivar, a pesar de las adversidades a creer, primero en un Dios que nos cuida y protege de todo, segundo confiar en él que todas las pruebas son superables y que todos los cambios son oportunidades de mejora, primero nosotros con nuestras actitudes, y luego para mejorar la vida de los que nos rodean, sean estos nuestras familias o compañeros de trabajo.