viernes, 14 de noviembre de 2008

¿Arturo Zablah en espera del momento oportuno?

Arturo Zablah llega a la candidatura a la Vice Presidencia como la gran esperanza del partido ARENA, para levantar la imagen del partido, de la Candidatura, del programa gobierno y del mismo discurso político. En ese sentido no llega como una esperanza del pueblo, que era a lo que debería de apuntar la estrategia.

Zablah no es un personaje carismático –algo a lo que nuestro pueblo esta acostumbrado a seguir-, por esa razón todos los analistas coincidían que en realidad Zablah no aportaría en atraer votos al Partido, pero que si aportaría a formular propuestas- algo que el pueblo esta aburrido de escuchar de parte de ARENA-.

Arturo Zablah es el típico personaje que aplica la ley del poder que dice “Busque llamar la atención a cualquier precio”, que en esencia dice “todo es juzgado por su apariencia; lo que no se ve no cuenta. Nunca busque perderse en el anonimato de la multitud o ser sepultado por el olvido . Ponga toda su fuerza en destacarse. Conviértase en un imán que concentre la atención de los demás, mostrándose mas grande, mas atractivo, y más misterioso que la gran masa, tímida y anodina”.

Exacto, eso pueden decir algunos, es bueno, pero a la vez, es malo, dirían otros. Pero yo digo, no es igual tener vocación de servicio que tener vocación de poder. Arturo con el dolor de mi alma tengo que decir que no oculta su vocación de poder, eso es lo que refleja su actuación en la vida política (esto es lo que algunos analistas quieren ocultar), lo cual se sustenta en su comportamiento como actor político.

Arturo se creó esa imagen a cualquier costo, se inventó una alianza por el cambio, se engañó a unos cuantos, y se creo una imagen de buen pensador y propositivo. La fama se la hizo a costa de arremeter contra los que antes le dieron trabajo y confiaron en él, de buscar alianzas con los que pretenden sacar al partido ARENA del poder, así atrajo a la prensa. Así se hizo su fama.
Arturo después de haberse convertido como fuente indispensable en materia económica del entonces entrevistador Mauricio Funes, ahora lo tiene frente a frente, justificando contradicciones y en un escenario donde el entrevistador y entrevistado son adversarios políticos.

Por diplomacia los dirigentes de los partidos y organizaciones con los que Arturo quiso aliarse, no han reconocido que advirtieron una maldad en la actitud de ARTURO, pero si somos más cautelosos, observaremos que uno a uno se fue retirando, solo unos poco iluminados siguieron creyéndole- pero por conveniencia-.

Luego de haber sido electo por el partido que se había propuesto sacar del poder, ahora ya abandonó su discurso y ahora aprueba la campaña sucia porque es el único recurso que le que a la formula para tener posibilidades de triunfo, sus supuestas capacidades han quedado en el olvido.

Démosle un vistazo a sus logros luego de haber sido electo candidato: como primer paso lo que antes le parecía mal del partido que lo acogió se convirtió en bueno, con el afán de seguir con su alianza por el cambio aperturò una casa de campaña –tengo mis dudas de que le haya llegado gente-, sus aparentes aliados dijeron que lo iban a apoyar pero no se lo han demostrado.

Con su afán de hacerse fama a cualquier precio ha propuesto que en el caso del Puerto Cutuco, se concesionen solo ciertos servicios, contradiciendo a la Vicepresidenta de la República y otros organismos - no se sabe quien va a ganar- pero de imponerse puede ganar réditos, pero de perder va a seguir cayendo su credibilidad (no se descarta un salida favorable a Arturo para no dejarlo mal parado).

Al parecer Arturo Zablah solo era una burbuja de espuma, que al querer poseerla no tiene cuerpo y al querer pesarla no tiene peso.

No era necesario hacer tanta bulla para incluirlo en la formula, bastaba con incorporarlo a las comisiones que elabora el programa del candidato para que pusiera a trabajar sus propuestas. Ahora Rodrigo tiene que luchar con un personaje que ha llegado con la ambición de estar en la posición de Rodrigo, y sin duda, que cada día que pasa ha de estar esperando el momento oportuno para darle vuelta a Rodrigo, mientras tanto Rodrigo tiene que dormir con un ojo cerrado y el otro abierto, porque si medio se descuida el señor Zablah le podría disputar protagonismo en la campaña y posteriormente en la dirección del gabinete, en caso de ganar.
Arturo no es de los que se conforman con la Vicepresidencia, el no quería esa posición desde el inicio, eso justifica que Ávila no se descuide, de lo contrario puede ser madrugado. Zablah no ha llegado para complementar a nadie, ha llegado a complementarse asimismo. El sabe que hay personas que no lo ven con buenos ojos en el partido, eso le provoca inseguridad por esa razón, su espada y su escudo lo puede constituir la obtención de más y más poder para defenderse. En esta contienda, Zablah no se juega nada, si gana obtiene poder y si pierde la culpa no la va a tener él, si no, el partido y su candidato a la presidencia. El siempre va a defenderse y muchos le van a creer, que si él fuera el candidato a la presidencia otro gallo cantaría.

Hasta ahora Zablah no ha demostrado habilidades políticas, ni comunicativas, ni organizacionales, y mucho menos habilidades de Inteligencia Emocional-fundamental para quien aspira a un cargo como al que se postula-, su tardanza en demostrarlo se convierte en una preocupación de sus promotores, militancia, y dirigentes, que solo esperan que no se les vaya a convertir en el efecto Sarah Palin, de mucho entusiasmo y expectativas luego de la postulación a la Vicepresidencia para terminar perdiendo.