viernes, 22 de agosto de 2008

LO QUE NOS SUCEDE DE VERDAD



Se acuerdan ustedes de la pasada aquella de los sastres que fueron donde el rey y le hicieron creer que le harían un traje nunca visto, y cuando el rey fue al taller, los sastres fingieron que le tallaban el traje y le decían que le quedaban bien, y que el traje tenía la virtud de que aquel que era tonto no lo veía porque solo los inteligentes podían verlo, y el rey para no quedar como tonto afirmó que el traje era hermoso sin haberlo visto pues no existía.

Y se acuerdan que el Rey mando a un ministro a ver el traje y el ministro para no quedar como tonto dijo que en verdad nunca había visto un traje como ese, y lo dijo para no quedar como tonto. Y entonces el rey se convenció para las fiestas los sastres fingieron vestirlo con el traje, y el rey se subió al caballo y caminó en medio del pueblo, y como todo el pueblo sabía que el que no veía el traje era tonto y nadie quería pasar como tonto, todos se maravillaban observando y describiendo el lindo traje del rey hasta que un niño salió de entre la multitud y dijo: ¡¡peo si va desnudo!!! Y hasta entonces toda la gente dijo ¡¡¡pero si va desnudo!!!

Eso nos pasa a nosotros: Los sastres mentirosos nos han dicho que hay democracia y que el que no crea es un tonto antidemocrático, y todos nosotros por no parecer tontos y por no colocarnos al margen de la ley gritamos en coro que tenemos democracia. Como en el cuento creemos en la república de las bermudas que ya es tiempo de decir ¡¡¡ pero si estamos desnudos!!! No hay democracia. Es paja.