jueves, 28 de agosto de 2008

NO HABRA CAMBIOS SI NO CAMBIAMOS

Hemos pasado tanto tiempo en el tubo de ensayo del neoliberalismo, que estamos lo suficientemente desdibujados como para hacer verdaderos cambios.
Se impone la necesidad de que nos formemos como agentes de cambio, de lo contrario, solo estaremos contribuyendo a alargar más la circunstancia histórica en la que nos encontramos: una furiosa embestida del mas salvaje capitalismo que hayamos podido imaginar.
Los capitalistas si han logrado culminar su utopía. La explotación marcha a paso bravo y aquel huno “Atila” se que queda chiquito, pues por donde pasa el neoliberalismo desalmado, no queda hierba que crezca. Todo es negocio.
No existe hoy por hoy, fuerza política que represente al pueblo. Ni siquiera sabemos si el pueblo aún puede ser considerado dentro de esa concepción. Zombies casi somos.
Jamás la palabra alienación tenía tanto significado como ahora, jamás pudo ilustrarse nuestra realidad de mejor manera: Estamos alienados.
Nuestros ilustres socialistas son campeones del sistema. Forman parte del sistema, se sienten bien en el sistema, disputan elecciones en el sistema, hacen negocios en el sistema, delinquen con el sistema, conviven con el sistema. En suma son sistema. Pero no pequemos deshonestidad: somos sistema.
La palabra socialista empresario no es nada rara. Partidos electoreros, no son nada raros. La Izquierda Institucionalizada no es nada rara.
Pero no se trata de pesimismo el asunto, de lo que se trata es de cómo incidimos aunque sea en las fuerzas burguesas progresistas, para intentar comenzar a construir una nueva nación donde la sociedad salvadoreña, pueda llamarse así. Porque hoy por hoy seremos sociedad pero sociedad anónima de capital variable.
Y a todo eso ¿el FMLN que es?..