jueves, 16 de octubre de 2008

Sobre el petroleo. Francisco Quimera



Es importante observar como desde la revolución industrial entre el siglo XVIII y la primera mitad del siglo XIX, junto a la creación de la maquina de vapor y la locomotora, inicia el desarrollo progresivo de la evolución acelerada de la humanidad, en especial por el uso de fuentes naturales como el carbón para la creación de la nueva industria, luego, para la segunda revolución industrial (1875-1920), en donde se da el descubrimiento de el foco y sus repercusiones instantáneas en la electricidad como fuente de energía limpia, así como también, el petróleo como sustituto del carbón, por lo que la industria evoluciona a partir de las innovaciones tecnológicas y los descubrimientos científicos que se observan en estos años, para finalizar con la tercera revolución industrial (1945 con el fin de la II guerra mundial hasta la época actual) la cual se refiere a la revolución científico-técnica y de la inteligencia artificial (informática, robótica, biotecnología).

Se hace referencia a la segunda revolución industrial ya que es, en la actualidad la que nos oprime, producto de muchos factores pero principalmente por la dependencia casi exclusiva del petróleo, ya que es en la actualidad, la principal fuente de energía no renovable de los países desarrollados y mas aun de los países sub-desarrollados, ya que al no poseer estos, reservas de petróleo, dependen de las importaciones de dicho producto para la generación de su energía y su industria.

Si dichos países dependen exclusivamente de este producto, significa que son mucho más vulnerables a los cambios que producen en los precios del barril la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP), sin embargo los altos precios del petróleo que se han estado experimentando en los inicios del siglo XXI, muestran la influencia que dicho sector posee actualmente.

Las alzas en dicho producto provienen de las diversas guerras suscitadas en el mundo, en pleno siglo XXI, luego de los ataques a las torres gemelas o Word Trade Center en el año 2001, este evento suscita diversas guerras, como las de Afganistán e Irak, lo cual ha incrementado las ganancias de los países miembros de la OPEP, ya que Estados Unidos de Norteamérica a necesitado de grandes cantidades de petróleo para movilizar sus estructuras militares (Portaaviones, cruceros, aviones, etc…) con el fin de trasladarse a dicho países, lo cuales generan grandes conflictos a los intereses de estos.

Sin embargo, dichas guerras han beneficiado a grandes corporaciones, un ejemplo de estos son los fabricantes de vehículos como la GM (General Motors) para la fabricación de vehículos todo terreno o Hummer vehículos de uso militar, que actualmente son comercializados en USA para usos particulares, así como también las empresas constructoras de pertrechos militares, entre otras.

Se hace referencia a la afectación que a nivel mundial la OPEP, genera al incrementar los precios del petróleo, ya que actualmente los países latinoamericanos se enfrentan a graves crisis, por lo que la pobreza, es cada vez mayor, así como también, los precios de la canasta básica y todos los productos han aumentado su precio drásticamente, elevando aun mas los índices de pobreza y violencia a nivel latinoamericano.

En especial en El Salvador, los precios de la canasta básica ha aumentado continuamente desde el año 2005, según datos de la DIGESTYC, el promedio del costo mensual de la canasta básica para ese año fue de $147.85, para el año 2006 de $150.31, en el año 2007 de $159.66, y ahora para el año 2008 el precio registrado en el mes de agosto fue de $179.76, para una familia que conste de 3.81 miembros (4 aproximadamente).

Si el salario mínimo en El Salvador es de $174.24 para el sector comercio y servicios, para la industria de $170.28 y la maquila de $157.25 al mes, no alcanzan a cubrir ni la canasta básica, esto que deben todavía incluir el pago de transporte, colegios, alquiler de vivienda, entre otros gastos, y si además le agregamos que solamente uno de los miembros adultos de la familia (sea el hombre o la mujer) trabaja, no alcanza el dinero para otros gastos como las típicas pupusas o salidas a otros lugares.

Es en este punto es donde radica la importancia del aumento o disminución del precio del petróleo, las empresas por su parte, al incrementarse sus costos y sus gastos, estos son trasladados en los precios de sus productos terminados, casi íntegramente, los cuales afectan directamente a la población salvadoreña, sin embargo podemos mencionar que cuando sucede una disminución de los precios del petróleo a nivel mundial, estos no se observan reflejados en la disminución de los precios de los productos, sino que estos se mantienen constantes, dicho de otra forma: al aumento del petróleo, aumento de los productos, a disminución del petróleo, precios fijos, sin disminuciones de los precios de los productos, ni contratación de personal, para la generación de empleo.

En el transcurso del año el precio máximo del barril de petróleo logro ubicarse en el monto histórico de $150 por barril, lo cual, incremento en todo el mundo los gastos de los productos elaborados, llegando los gobiernos a crear medidas que lograran palear momentáneamente las crisis en sus países, sin embargo el efecto de la recesion económica de Estados Unidos, es la disminución progresiva del valor del petróleo logrando posicionarse actualmente a $80 por barril, no obstante, dicho valor puede aumentar si la OPEP, disminuye sus reservas.

Pero lo que nos venden a los países en vías de desarrollo, es que los aumentos del petróleo, la recesion económica de Estados Unidos, las crisis bancarias, entre otros problemas mundiales, no afectan en gran medida a estos, sin embargo, los efectos claramente se encuentran reflejados en nuestros países, FUSADES hace unos días advirtió al gobierno salvadoreño sobre una posible desaceleración del flujo de remesas provenientes de Estados Unidos de Norteamérica.

Los altos costos de la vida, la falta de liquidez económica, la falta de pago de los préstamos a nivel mundial por parte del gobierno salvadoreño, las ayudas estatales, así como también los problemas sociales que afectan a los ciudadanos salvadoreños (delincuencia, pobreza, etc…), son los grandes problemas que aquejan al país, pero no podemos dejar de insistir, que las alternativas son alianzas entre ciudadanos, empresa privada y el gobierno, que ayuden en alguna medida a mejorar el nivel de vida de todos los salvadoreños.