viernes, 10 de octubre de 2008

Sobre Populismos. Francisco Quimera

Es interesante observar todos los comportamientos políticos que se suscitan en el mundo actual, entre estos, destacan las nuevas tendencias ideológicas socialdemócratas (en algunas ocasiones con tintes anarquistas), que se producen en los países sudamericanos, y cuyo principal impulsador es el actual presidente de Venezuela Hugo Chavez, pero en este juego que se llama política todos los elementos que se mueven dentro de dicho ambiente poseen un poco esta ideología.

Y es importante que dicho POPULISMO esta implícito en cada uno de los políticos del mundo, un ejemplo claro, hace unas semanas, en la actual carrera proselitista que se genera en Estados Unidos de Norteamérica, la candidata para vicepresidente por el partido republicano Sarah Palin, expreso públicamente que Barack Obama, actual candidato para presidente por el partido demócrata, era un terrorista, ya que el públicamente a dicho que de llegar a ser presidente podría entablar conversaciones con gobiernos no aliados.

El simple hecho de querer mejorar las relaciones diplomáticas con países, que no ejercen el capitalismo como tal o que presentan diferencias en sus políticas no implica que dichos países, sean enemigos de Estados Unidos, ejemplo de esto es España que a pesar de tener un socialismo moderado es una de las 10 potencias mundiales, y no es necesario mencionar solo a España, Rusia y China comunista, se están consolidando cada vez mas como potencias, es de entender la visión que posee Barack Obama, la cual es la de abrir nuevos mercados para Estados Unidos, de tal forma que puedan ingresar sus productos a China, Rusia e inclusive a Cuba, con el fin de paliar en alguna medida la actual crisis económica, sin embargo esto para la candidata es Terrorismo.

Pero en este juego su compañero de formula John McCain, en el ultimo debate plantea entregar 300,000 millones de dólares a los Estadounidenses que no puedan sostener el pago actual de sus créditos, y que estén en riesgo de perder sus viviendas por la actual crisis económica que posee dicha nación, pero es esto una propuesta política POPULISTA?, si lo es y claramente esta tratando de ganarse a los ciudadanos estadounidenses que se encuentran indecisos, propuestas planteadas por Chávez en sus discursos cuando dijo que mejoraría el nivel de vida de los venezolanos, así como también por Lula y otros socialistas moderados, pero es interesante como se maneja la política.

Otro aspecto importante es la actual campaña de terror que están proponiendo el partido republicano al tratar de desprestigiar a Barack Obama, tachándolo de terrorista, socialista o traidor.

El paralelismo se encuentra plenamente evidenciado por la actual política de desprestigio que el actual candidato por la presidencia del partido FMLN, Mauricio Funes, a sido sometido, al cual lo tratan de un simple títere, terrorista, socialista y populista que expresa una cosa ante los medios de comunicación, pero que sin embargo es contradecido por sus propios compañeros en algunos temas de connotación nacional.

Sin embargo de la misma forma, las actuales políticas que el candidato por la presidencia del partido en el gobierno ARENA, Rodrigo Avila, plantea que es necesario la reactivación del agro, proponiendo un sistema de adquisición de tierras ociosas compradas por el estado y que puedan ser cultivadas por personas que no posean empleo de tal forma que generarían mayores fuentes de trabajo, medidas POPULISTAS?, en este sentido, todos los actores que están inmersos en la actual campaña política de nuestro país y del mundo poseen características similares.

Por una parte existen aquellos que intentan crear cambios dentro de sus países y están aquellos que tratan de desprestigiarlos de cualquier forma, pero sin embargo no plantean ninguno de los dos alternativas creativas que puedan generar confianza en el electorado (llámese nacional o internacional), que posibiliten una solución viable para los problemas de sus naciones y que además creen en el electorado, una visión de mejora y no de un futuro incierto y casi apocalíptico.